Hoy el Depor se juega el ascenso y 30 millones

como mínimo empatar con el Albacete en un estadio que se llenará en Primera RFEF con el objetivo de cerrar una etapa de dos temporadas consecutivas en el fútbol de bronce

El Deportivo se jugará este sábado regresar al fútbol profesional español, formar parte de LaLiga y optar a un premio de 30 millones de euros que le corresponden del fondo CVC… si quiere aceptarlo. Abanca, propietario del club, decide.

Le falta un paso: como mínimo empatar con el Albacete en un estadio que se llenará en Primera RFEF con el objetivo de cerrar una etapa de dos temporadas consecutivas en el fútbol de bronce, en el que ha sido cabeza de ratón.

Si llega a la meta, se convertirá en cola de león en LaLiga SmartBank, pero con una alternativa para incrementar el tope salarial, un cheque de 30 millones, según estimó el presidente de la patronal, Javier Tebas, meses atrás. Una ayuda que descartaron el Barcelona, el Real Madrid y el Athletic Club y que también se plantea fintar el Deportivo.

Detrás del club coruñés está la entidad financiera Abanca. Tras la caída del Deportivo a Segunda B, siguió siendo su principal acreedor pero también se convirtió en su máximo accionista.

Primero, inyectó cinco millones de euros con un préstamo participativo para reforzar al equipo en el mercado invernal de su última temporada en el fútbol profesional, la 2019/20.

Ese crédito y una posterior conversión de otros 30 millones de euros de deuda en acciones del club le convirtieron en dueño del club. Entonces ya controlaba el 76 % del Deportivo.

El pasado verano, la entidad blanquiazul volvió a recurrir a su dueño para poder hacer frente a sus obligaciones ya que no podía cumplir con ellas «por sí mismo fuera del fútbol profesional», según explicó el pasado 22 de diciembre, en la Junta de Accionistas, su presidente, Antonio Couceiro.

«El presupuesto en Primera Federación, los gastos de un equipo con la dimensión del Deportivo, no se logra cubrir con los ingresos que genera fuera” de LaLiga, abundó el director general, y también consejero, David Villasuso.

El Consejo de Administración -profesionalizado desde 2021- estudió tres alternativas para afrontar ese déficit: una ampliación de capital, nueva financiación bancaria o un préstamo participativo.

La primera se desestimó por el bajo apoyo que tuvo la anterior ampliación; tampoco se consideró un nuevo crédito por la situación de «incertidumbre» al no saber la categoría en la que iba a estar el club la próxima temporada -se conocerá en unas horas-, así que se decantaron por un nuevo préstamo participativo.

El día del sorteo de la Lotería de Navidad, los accionistas fueron informados de que el club había formalizado ya un préstamo de 3,3 millones de euros y la directiva obtuvo el visto bueno de los socios, con el respaldo de Abanca, para poder solicitar otros 8,7 millones de euros en nuevos préstamos participativos.

Abanca ha sostenido al Deportivo y esa fuerza económica le puede permitir evitar CVC. El pasado 2 de marzo, el presidente del club precisó que el proyecto del fondo de inversión se les presentará si ascienden “y será un escenario de financiación” que tendrán en “cuenta”, pero no el único.

Semanas antes, al presentar los resultados anuales de Abanca, su presidente, Juan Carlos Escotet, precisó que “no hay ninguna pretensión de usar esa oferta que ha hecho LaLiga”, aunque, al mismo tiempo, precisaba que “quizá sería más adecuado preguntárselo a los gestores del Deportivo”.

“La obligación es analizar todas las alternativas posibles para la financiación del Depor”, insistió Couceiro, quien en repetidas ocasiones dejó claro que la entidad financiera que le puso al frente del club apostaba “por el proyecto a medio y largo plazo», por su vuelta al fútbol profesional, ahora a tiro de un partido.

En el futuro, Abanca podría recuperar la inversión en el Deportivo -con una venta-, pero siempre que el club esté consolidado en LaLiga Santander, según su dirigente. “Estamos hablando a muchos años vista”, aseguró.

En el III Foro Efe Sport Business Days, Tebas explicó que el acuerdo con CVC supone una inversión de 2.000 millones de euros para los clubes, a cambio del valor del 9% de los derechos audiovisuales durante 50 años, y «es un proyecto para crecer, no para endeudar».

De los 30 millones de euros que le corresponderían al Deportivo, unos 20 los tendría que dedicar a infraestructuras.

Son varios los proyectos que quedaron congelados tras el descenso de Primera División en 2018, como el museo y la remodelación de la fachada del estadio que llevaba el nombre del dueño del club, el Abanca-Riazor, donde el equipo se jugará el ascenso y, tal vez, 30 millones de CVC. EFE

Carlos Alberto Fernández

Inicio