Los diez mandamientos del buen padre de deportista

El Departamento de Psicología del RCNP elabora un decálogo de buenas prácticas para los progenitores.

El Real Club Náutico de Palma (RCNP), apoyado en su departamento de Psicología Deportiva, acaba de publicar un ‘Decálogo de Buenas Prácticas para los Padres de Deportistas’. El documento  forma parte del proyecto de escuela de valores que ha constituido el club y que ya había dedicado decálogos tanto a los propios deportistas como a los entrenadores.

El objetivo es condensar en diez ideas sencillas los conceptos básicos de la cooperación entre el club (técnicos y entrenadores) y los padres y madres de los jóvenes deportistas de las secciones de vela ligera y piragüismo. En palabras de su creador, el psicólogo deportivo Miquel Salom, “la idea es incidir en el hecho de que no solo formamos deportistas, sino que también formamos personas a través de los valores asociados al deporte, y en este punto es crucial el papel que desempeñan las familias”.

Los tres primeros preceptos del decálogo para los padres de deportistas hacen hincapié en el respeto a la figura del entrenador: “Intentamos fomentar el esfuerzo y la dedicación, pero también el respeto a la autoridad, un concepto en crisis hoy en día, pero muy importante en la fase de formación, pues los padres, siempre guiados por la buena intención de proteger a sus hijos, pueden llegar a veces a confundirlos”, detalla el psicólogo.

Otra de las ideas fundamentales que quiere reforzar el decálogo es que los padres fomenten la autonomía de los jóvenes deportistas: “Deben aprovechar el contexto deportivo para dar una mayor autonomía a sus hijos”, argumenta Salom. En este aspecto, el decálogo promueve dejar que los hijos se desenvuelvan solos en el entorno deportivo, motivándoles a aprender de sus propios errores y ayudándoles a superar sus frustraciones.

Salom incide también en la importancia de quitar protagonismo a los resultados: “Lo importante de hacer deporte es el proceso. El discurso de los padres debe estar orientado en esa dirección. Es mejor preguntar a los niños sobre lo que han aprendido cada día en el entrenamiento o las técnicas que han mejorado en lugar de insistir sobre qué puesto han conseguido”.

En definitiva, el psicólogo deportivo del RCNP destaca el papel del deporte como “escuela de vida”, pues promueve la resiliencia y enseña a nuestros hijos a afrontar de una manera activa y positiva los retos y dificultades que se presentan en la vida diaria.

Mallorca Press

Inicio