Didac Costa recibirá el Premio Nacional de Vela al mejor regatista oceánico por su segunda vuelta al mundo en solitario

· El deportista catalán se convirtió este año en el primer navegante español que consigue circunnavegar el planeta dos veces sin escalas ni ayuda externa · En la última Vendée Globe considerada la competición más extrema del deporte náutico logró rodear el globo terrestre en menos de 100 días · Con tres vueltas al mundo dos de ellas en solitario este bombero de profesión aficionado a las regatas ha entrado por méritos propios en la historia de la vela

La Vendée Globe es, para muchos, la competición más extrema del deporte de la vela. Implica dar la vuelta al mundo en solitario, sin escalas, sin asistencias ni ayuda externa, un reto al alcance de muy pocos y que muchos menos aún han podido completar siendo regatistas aficionados.
Uno de esos prodigios de la navegación es Didac Costa, un bombero catalán de 40 años que en este 2021 entraba a formar parte de la historia de la vela en España al convertirse en el primer español en conseguir circunnavegar el planeta en solitario dos veces.
Lo hizo a bordo del IMOCA60 “One Planet One Ocean”, un monocasco de 21 años, 18 metros de eslora y algo más de 5 de manga con el que recorrió las 24.840 millas náuticas (46.004 kilometros) que implican rodear el planeta de oeste a este con salida y llegada en la localidad costera francesa de Les Sables d’Olonne.
En la competición, que se disputa cada cuatro años desde 1989 y es uno de los eventos
náuticos más seguidos del mundo, participaron 33 embarcaciones, de las que solo 25 lograron acabar. Costa fue el único español de la regata y logró completar la prueba en 97 días, 6 horas, 27 minutos y 3 segundos, rebajando su anterior marca (de la edición de 2016-2017) en 11 días.
Todo un éxito para un navegante no profesional que nunca buscó ganar, sino poder completar el mayor desafío de la vela oceánica. Compensó la falta de recursos, la escasa preparación y la antigüedad de su barco con empeño, valentía, determinación y coraje.
Hizo frente a averías y roturas pero nunca se dio por vencido. Y en menos de 100 días desde su partida, logró regresar al punto de partida con un nuevo sueño cumplido.
En la historia de la vela en España se escribía un nuevo renglón gracias a la hazaña de un
hombre que empezó a soñar con circunnavegar el planeta siendo apenas un niño, cuando sus padres le hablaban de José Luis de Urgarte, el navegante vasco que completó la regata en 1993.
Ese sueño empezó a tomar forma en 2014, cuando se convirtió en el navegante más joven en participar en la Barcelona World Race alrededor del mundo con Aleix Gelabert. Como sucede con los grandes aventureros, al acabar la prueba (en cuarta posición), Didac ya tenía en mente un nuevo reto: la Vendée Globe, en la que participaría por primera vez en 2016.ç
Sin un patrocinador que financiase el proyecto, teniendo que hipotecarse y con múltiples
problemas desde el inicio de la prueba, el navegante logró acabarla cruzando la línea de
llegada en décimo cuarta posición. Se convirtió en el segundo español en completar el
recorrido y los sueños siguieron creciendo. Didac ya pensaba en una nueva edición de la Vendée Globe y en 2020 volvió a enrolarse en la competición que le ha permitido convertirse en el único español en culminar dos veces la mítica regata francesa y le ha hecho merecedor del Premio Nacional de Vela Terras Gauda al mejor regatista oceánico, que se entregará en una gala el próximo 4 de septiembre en el Monte Real Club de Yates de Baiona (Galicia), en el marco del 36º Trofeo Príncipe de Asturia.
Departamento de comunicación, Monte Real Club de Yates