Patricia Cantero: «Silvia y yo estamos en el buen camino para una medalla»

Ahora ambas son número tres del ránking mundial de la clase

 

Redacción deportes, 21 may (EFE).- La regatista grancanaria Patricia Cantero (Las Palmas, 1989) es, junto a Silvia Mas, su compañera en la clase 470, una de las bazas españolas para ganar medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio y considera.

«Creo que Silvia y yo estamos en el buen camino para lograr una medalla», ha dicho.

Ahora ambas son número tres del ránking mundial de la clase, actuales campeonas del mundo y subcampeonas en 2018. Además, lograron el quinto puesto en el Mundial de 2019 en Enoshima (Japón) y la medalla de oro en la Copa del Mundo de ese mismo año.

«Mi sueño principal siempre ha sido llegar a unos Juegos y con opciones de luchar por el podio olímpico. Por fin he conseguido clasificarme, hemos tenido muchas dificultades por la pandemia de la covid-19 y solo espero que ya lleguen los Juegos», añade.

Lleva la vela en la sangre. «Mi familia navega desde siempre. Ya lo hacía mi abuelo, lo hace mi padre, mis tíos, mis hermanos… Es como una tradición familiar y yo ya de pequeñita estaba metida en barcos y navegando».

Ha pasado por todos los aprendizajes de la vela ligera. Compitió desde el Optimist, Europa, 420, Windsurf, una especialidad que le gusta mucho y estuvo compitiendo hasta los 17 años. Entonces lo dejó para ir a la universidad.

Pero la vela volvió a llamar a su puerta. «Me llamaron de la Federación canaria porque no había mucha gente de mis condiciones físicas, por mi altura y mi constitución (mide 1,78 y pesa 69 kg), para ser tripulante de la clase 470», comenta.

Formó equipo con Omayra Gil, compañera en el Real Club Náutico Gran Canaria y con la que llegó a participar en el Campeonato de España. Pero la prueba no salió bien por diversos motivos.

Aun así, Jorge Angulo, entonces entrenador del equipo olímpico del 470, le recomendó seguir en la clase y a finales de 2013 se unió a la asturiana Ángela Pumariega, medalla de oro en la clase Elliot e Londres 2012, para realizar la campaña olímpica para Río 2016 y dejó sus estudios de Ingeniería Industrial estando en cuarto curso.

Tras no lograr la plaza olímpica dejó de navegar y volvió a los estudios y a trabajar como monitora. Pasaron ocho meses y a principio de 2017, la catalana Silvia Mas perdía su tripulante de entonces, Paula Barceló, que quería continuar con sus estudios.Mas, que ya conocía a Cantero, la llamó y la canaria no se lo pensó.

Empezaron a competir juntas en marzo de ese año en el Trofeo Princesa Sofía de Palma de Mallorca. Desde entonces hasta hoy han competido juntas en 30 pruebas de alto nivel internacional, ganando 6 y quedando en 24 en el Top10.

Otro de los anhelos de la canaria es, «el competir en un Vuelta al Mundo o un reto de este tipo del que todo mundo te dice lo difícil que es».

«Es una experiencia totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada y muy distinto a la vela ligera; eso sería como salir de mi zona de confort», concluye.