Qué es un AIS: un instrumento esencial para la seguridad en un velero

Por Marco Nannini.- ¿Qué es un AIS?

El acrónimo AIS significa Sistema de identificación automática. Es utilizado por barcos, embarcaciones de recreo y estaciones de control de tráfico. El sistema permite intercambiar electrónicamente información sobre la posición de los barcos cercanos y las estaciones costeras. La herramienta complementa la información proporcionada por el RADAR, que sigue siendo la principal herramienta anticolisión para los buques comerciales en la actualidad. La vigilancia por radar con mapeo MARPA automático sigue siendo obligatoria para las grandes embarcaciones.

Sin embargo, durante años, el AIS se ha vuelto obligatorio para los barcos de más de 300 toneladas. También se está extendiendo rápidamente en las embarcaciones de recreo, particularmente entre los barcos de pesca y los barcos de regata. Inicialmente, los receptores se hicieron populares, relativamente baratos en comparación con los instrumentos capaces de recibir y transmitir. Sin embargo, cada vez son más las regatas en alta mar que obligan a disponer de un transceptor. Esto comienza en regatas de Categoría 2 según la clasificación World Sailing.

Pantalla AIS

Informaciónes transmitidas

El AIS transmite y recibe en bandas digitales VHF dedicadas, en canales no seleccionables por la radio a bordo. Cada embarcación o estación costera equipada con un transmisor envía periódicamente información precisa sobre su posición, velocidad y rumbo. También envía otros datos útiles como el tipo, tamaño y nombre de la embarcación, el número de MMSI. Para barcos grandes, también se indica el destino, la hora estimada de llegada, el tipo de carga, etc.

Esto permite que cualquier embarcación equipada con receptor tenga toda la información necesaria para evitar colisiones y mucho más. Con el radar es posible identificar otra embarcación en situaciones de mala visibilidad. Con AIS también es posible determinar instantáneamente su velocidad y rumbo y, si existe riesgo de colisión. En consecuencia, quién tiene el derecho de paso según el tipo de embarcación. Además, conociendo su nombre, será posible llamar a través del canal digital VHF o DSC utilizando el número MMSI.

Clase B

Clase A, Clase B y Clase C.

Hay instrumentos de varias clases según la funcionalidad y el alcance. Todos los barcos comerciales de más de 300 toneladas y todos los barcos de pasajeros están equipados con AIS de clase A. Estos instrumentos transmiten con muy alta frecuencia a través de una antena dedicada y reciben datos de todos los tipos de AIS. Estas unidades cuentan con un sistema de priorización de la transmisión de datos de navegación. Esto asegura que si hay muchos barcos en la misma área, ninguna de las señales se superponga con otras.

La arquitectura del sistema gestiona hasta 4500 estaciones en la misma zona. La clase A también debe estar equipada con una pantalla dedicada y una calculadora que analice el riesgo de colisión con cualquier otra señal recibida.

Clase B

En los barcos más pequeños, en muchos barcos de pesca o en embarcaciones de recreo, hay instrumentos de Clase B. Estos también transmiten y reciben, pero son menos potentes que la Clase A. Tampoco están equipados con un sistema de priorización para la transmisión de datos de navegación. Pueden tener una pantalla dedicada o pueden proporcionar información para que se muestre en el plotter o en la computadora portátil. La instalación de unidades de clase B es muy a menudo voluntaria pero, como ya se ha especificado, se ha vuelto obligatoria para las regatas de categoría 2, 1 o cero. Por ejemplo, Rolex Fastnet, Route du Rhum o Vendée Globe, respectivamente.

Clase C

Clase C

Finalmente, existen receptores simples, denominados Clase C, que, aunque no transmiten ninguna información, son capaces de recibir los datos transmitidos por otros. Esto permite ver a todos los que nos rodean equipados con un AIS clase A o B. Son, por tanto, muy útiles para evitar colisiones con el tráfico comercial aunque tengamos que estar atentos. Al no transmitir nuestra posición a los demás, vemos pero no somos vistos. Estas unidades también pueden equiparse con una pantalla dedicada o recibir información para integrarse en el plotter o portátil.

Navegadores irresponsables

En algunas regatas con la ilusión de obtener una gran ventaja estratégica, muchos mantienen la unidad apagada. Esto debe ser sancionado con descalificación porque afecta la seguridad de los demás competidores. En muchas regatas francesas, el funcionamiento de cada unidad se comprueba antes de la salida. Algunos marineros irresponsables a veces optan por poner el dispositivo en modo de solo recepción. Esto les permitiría tener información sobre otros sin revelar su posición. Un comportamiento antideportivo, peligroso y absolutamente indecoroso que debería encontrar un mecanismo de sanción y descalificación.

Mesa de cartas

Instalación en un velero

Por lo tanto, a bordo de un velero podemos encontrar un receptor de clase C o un transceptor de clase B. El instrumento puede tener una pantalla dedicada o integrarse con el plotter de a bordo o la computadora portátil. En ambas instalaciones, puede tener una antena dedicada o compartir la misma antena que el VHF. En este caso, también se debe instalar un divisor especial que proteja el AIS cuando se transmite con la radio VHF. Si está reemplazando un receptor AIS de Clase C con un transceptor de Clase B, recuerde que también necesitará un nuevo divisor. Con este dispositivo adicional podrá utilizar la antena de mástil compartida con el VHF. De lo contrario, el riesgo es dañar el nuevo instrumento o el VHF debido a la intensidad de la señal transmitida en comparación con las recibidas.

La alternativa es instalar una antena dedicada, a menudo instalada en el espejo de popa. La idea tiene su propia lógica sólida porque hace que el instrumento instalado sea independiente del mástil. En caso de desarme seguiremos pudiendo utilizar el instrumento. Sin embargo, la antena instalada en la cabina de mando es mucho más baja, lo que reduce su alcance. En las carreras, el uso de la antena de mástil se ha convertido en la opción más recomendada. Sin embargo, aún puede instalar una antena en la plataforma de empuje u otro lugar adecuado. Esto contará como su antena de emergencia y será especialmente útil en caso de desarme. Simplemente cambie el cable de entrada del divisor para que esté operativo inmediatamente con la antena en el panel de control.

Rango

Los AIS operan en canales digitales VHF 87B y 88B y, por lo tanto, su rango está dictado aproximadamente por el rango visual. Las estaciones de control de tráfico terrestre pueden actuar como repetidores de señales transmitidas por embarcaciones individuales. Por lo tanto, en ocasiones podrá recibir señales AIS de barcos ocultos por un promontorio o mucho más allá del alcance máximo de nuestro receptor. La arquitectura es muy compleja pero muy inteligente, y representó un verdadero avance en la seguridad en el mar para evitar colisiones.

Barcos de pesca

Un valioso dispositivo para evitar colisiones

Cualquiera que instale y utilice incluso un receptor por primera vez se dará cuenta de inmediato de lo valiosa que es esto dispositivo. Las situaciones que antes eran estresantes, como el riesgo de colisión con un portacontenedores que acaba de aparecer en el horizonte, se volverán fácilmente manejables. El instrumento utiliza datos relacionados con nuestra velocidad y rumbo y para realizar un cálculo continuo del riesgo de colisión. El cálculo realizado es un cálculo vectorial de las trayectorias que proporciona dos informaciones clave. El CPA, Closest Point of Approach, es trivialmente el punto más cercano al que pasaremos desde otro barco. El TCPA, Time to Closest Point of Approach es el tiempo que nos llevará encontrarnos en ese punto.

Es posible configurar alarmas sonoras en base a estos parámetros, con el fin de recibir alertas en caso de situaciones potencialmente peligrosas. Cuando estamos en alta mar, se nos puede advertir de cualquier barco que pase a una milla de nosotros en los próximos 30 minutos. Este es solo un ejemplo, necesitamos configurar el instrumento para tener tiempo suficiente para reaccionar. Cada parámetro es fácilmente personalizable y es recomendable aprender a utilizar el instrumento para adaptarse a la zona de navegación.

Una advertencia para aquellos que usan AIS conectados a una computadora en lugar de tener una pantalla dedicada. Los programas de navegación no siempre manejan alarmas de audio o es posible que no funcionen. Por ejemplo, si la computadora entra automáticamente en modo de espera después de un período de inactividad. En todos los casos, tendrá que comprobar el volumen de la alarma que puede no ser suficiente para que se escuche en la cabina, especialmente cuando navega con vientos fuertes o el motor está encendido.

Datos AIS interconectados con una computadora portátil

La ventaja de ver y ser visto

Si nuestra embarcación está equipada con una unidad transceptora de Clase B, no solo podremos ver el tráfico comercial, sino que también seremos vistos con confianza. Notarás para tu enorme sorpresa que en algunos casos algunas embarcaciones comerciales, incluso grandes, cambiarán de rumbo. Un cambio de rumbo de algunos grados puede ser suficiente para esquivarlo o adelantar con un margen de seguridad mayor. Dicho esto, si está navegando, incluso cuando tenga el derecho de paso, manténgase alejado de los barcos en las rutas comerciales.

Información al alcance del skipper

En la pantalla de instrumentos o en su computadora de a bordo integrada puede ver todos los barcos a su alrededor. Sobre todo, podrá identificar aquellos con los que existe riesgo de colisión. Para cada uno, puede ver fácilmente una gran cantidad de información útil para tomar las decisiones más seguras. Además de la ruta y la velocidad también el nombre, el destino, el tipo de embarcación, el tamaño, el tipo de carga y el número MMSI. Con estos datos disponibles, si es necesario, puede llamar a una embarcación directamente por su nombre a través de la radio VHF.

De esta forma puede comunicarse de forma segura sin verse obligado a realizar llamadas genéricas. Cuando esta información no estaba disponible, nos encontramos usando el VHF con la esperanza de ser escuchados por el barco correcto. El VHF puede ser útil, por ejemplo, para comunicar nuestras intenciones cuando nuestras maniobras pueden verse limitadas por la dirección del viento. Si tiene una radio VHF habilitada para llamadas digitales DSC, también puede llamar a la otra embarcación mediante el número MMSI. La radio receptora será alertada por una alarma audible y difícilmente podrá ignorar su llamada.

PLB

Balizas personales PLB

Entre los equipos de seguridad, la evolución de la PLB (baliza de localización personal) es ciertamente muy interesante. Hasta hace unos años solo existían balizas capaces de pedir ayuda vía satélite o EPIRB personales . La ventaja de este sistema era enviar una señal de emergencia directamente a los servicios de búsqueda y salvamento (SAR).

La desventaja es que desde la activación hasta el momento en que podría esperar recibir ayuda dependió de muchos factores. Uno de ellos fue el tiempo de respuesta de los SAR, que siempre verifican que no sea una falsa alarma antes de movilizarse. Si nos caemos por la borda en agua fría, esto realmente puede ser un límite.

Además, solo si navegamos a menos de 200 millas de la costa, un helicóptero puede alcanzarnos rápidamente. En el caso de la navegación en alta mar, solo un avión podrá llegar hasta nosotros e intentar lanzar una balsa salvavidas. Sin embargo, esto solo podría suceder unas pocas horas después de la llamada inicial. En agua fría probablemente no podríamos sobrevivir tanto tiempo.

Los SAR también intentarán identificar los buques comerciales en el área que soliciten navegar hacia el PLB. No es posible conocer la posición de todos los barcos, incluso en alta mar. De hecho, los SAR solo verán los barcos dentro del alcance del AIS. Esto no se extiende más allá de 50-100 millas de la costa en el mejor de los casos. Entonces, si la señal proviene de un punto alejado de la costa, lo único que queda es enviar un avión de reconocimiento.

El avión no solo tendrá una gran dificultad para identificar a un hombre al agua, demasiado pequeño para ser visto. Pero, incluso el procedimiento de botar una balsa podría resultar inútil. Es posible que el hombre al agua no pueda nadar hacia ella o que ya se haya desmayado debido a la hipotermia.

Baliza AIS

Balizas AIS personales

El advenimiento e introducción en muchas regatas de la baliza basada en el sistema AIS tiene una lógica dirigida a minimizar los tiempos de rescate. De hecho, la baliza no alerta a los SAR por satélite, pero transmite una señal AIS a cualquier persona dentro del alcance. Por ejemplo, en el caso de una carrera es muy probable que haya otro competidor cerca. Y si dicho competidor está a barlovento, podrá alcanzarnos rápidamente.

La señal enviada se convierte en una señal de alarma en el equipo receptor que indica claramente que se trata de un hombre al agua. Todos aquellos que reciban la señal están obligados a realizar una ruta inmediata hasta el punto indicado. Es evidente que esto es una gran ventaja si el hombre al agua está en aguas con otros barcos cercanos. Si está navegando con una tripulación en lugar de solo, el primero en ser alertado es el barco del que cayó el hombre. Con una posición precisa transmitida al instrumento receptor a bordo, la recuperación será mucho más fácil.

Limitaciones

Es fácil, después de un tiempo que usas el AIS, olvidar lo más trivial. ¡Con AIS solo verás quién tiene un transmisor AIS! Así que tenga cuidado con los barcos de pesca, veleros y embarcaciones de recreo. AIS se está extendiendo rápidamente, ¡pero no todo el mundo lo tiene!

Inicio