«El Juli» con 14 años, indultó un toro en La Monumental de México

A esa edad “El Juli” estaba imposibilitado a realizar carrera como Novillero en España, al igual que otras renombradas figuras del torero español, México le abrió las puertas para convertirse en Figura del Toreo Mundial

«El Juli», novillero y
con 14 años,
indulta a «Feligrés»
en la Plaza Monumental México
XXV Aniversario 1997-2022
“Ser torero es una de las profesiones
más difíciles que hay. En ella muchos
no llegan a nada y eso
después de un gran esfuerzo.
Como todo torero, siempre soñamos
con mejorar y aunque hayamos
cuajado grandes tardes,
buscamos siempre la faena ideal.
Hay que promover
los toros entre los jóvenes…”
“El Juli”
«La Tauromaquia
es la pasión que nos une…»
Hagamos de éste 2022
el año más Taurino
a pesar de las adversidades…
Felipe de Jesús Estrada Ramírez.
Cronista de la Ciudad…
(Bibliografía al final del texto)
A esa edad “El Juli” estaba imposibilitado
a realizar carrera como Novillero en España,
al igual que otras renombradas figuras
del torero español, México le abrió
las puertas para convertirse en
Figura del Toreo Mundial…
Era un domingo aquel 3 de Agosto de 1997, Julián López “El Juli”, hizo historia a los 14 años cumplidos, como el primer novillero español que indulta un novillo de la Venta del Refugio, de nombre «Feligrés», en la Plaza Monumental México. Con lleno total en los tendidos, alrededor de cincuenta mil personas, se celebró la novillada. Hicieron el paseíllo José Antonio Iniesta, Alberto Huerta, Julián López “El Juli” y Gerardo Gaya; en la Novillada de Triunfadores en una tarde donde los novillos eran de Xajay como hierro titular aquella tarde. Se lidiaron 10 novillos de Xajay, 2 de ellos de regalo y uno de La Venta del Refugio, también de regalo, éste último. extraordinario, siendo indultado por El Juli. Este ejemplar había quedado como sobrero una semana antes, cuando La Venta del Refugio lidió una novillada. Y aquel 3 de agosto fue reseñado como tercer reserva y apareció en el redondel al ya no haber astados de la ganadería titular de Xajay. El de «Feligrés» fue el indulto número 11 hasta aquel momento en toda la historia de la Plaza México.
 
La gesta fue aquella tarde noche en la monumental de Insurgentes fue la lidia del undécimo ejemplar que saltó al ruedo, como regalo del novillero español Julián López “El Juli”. El novillero madrileño había debutado en el Coso de Insurgentes en la temporada chica de esa temporada de 1997, aquella tarde era su tercer paseíllo en el ruedo más grande del mundo. En sus dos comparecencias anteriores había mostrado su talento y técnica, pero sin poder cortar orejas debido a sus fallos en la suerte suprema La labor del Juli, que en aquella memorable tarde tenía cumplidos los 14 años de edad, fue faena completa tanto con capote, banderillas y muleta. “Feligrés, un novillo cuajado, bien armado y con gran movilidad, fue la argamasa que utilizó El Juli para hacer una verdadera obra de orfebrería torera. Allí comenzó a sonar con fuerza el runrún de la categoría del chiquillo como capotero excepcional, sobre todo por su variedad en los quites e incluso por sus innovaciones haciendo suyas suertes ya existentes, en un país como el azteca donde han destacado desde siempre los grandes artífices del toreo de capa, como los diestros Rodolfo Gaona, Pepe Ortiz, Rafael el Gallo, Chicuelo, Silverio Pérez, el Calesero o Carlos Arruza”. Francisco Mora en su libro “El Juli, el torero del siglo XXI”.
Feligrés, excelente novillo al que banderilleó en terrenos comprometidos y cuadrándole siempre los pares en la cara con alarde de valor y facultades, en una tierra de grandes banderilleros, y luego lidió con la muleta en terrenos casi imposibles, con gran cantidad y calidad de pases, simulando finalmente la suerte de matar con el palo de una banderilla, siendo “El Juli” desde entonces figura imprescindible en los principales carteles novilleriles en México.
“El toro Feligrés, que en manos de aquel muchacho ensimismado en su propia obra lució sus incansables embestidas, fue indultado por el clamor popular y su nombre quedará inmortalizado, como extraordinario colaborador de la obra cumbre del nuevo ídolo de la afición mexicana, que llegó al país con un contrato para dos novilladas y acabó la temporada con cerca de sesenta toreadas en todos los estados. Las dos orejas y rabo fueron el símbolo de su inenarrable triunfo, que paseó El Juli en la vuelta al ruedo más clamorosa que imaginarse pueda. Los anchos sombreros charros, las palomas y prendas de vestir alfombraban la arena a su paso y los gritos de “Juli, eres nuestro consentido” acompañaron su lento y apoteósico paso por el dorado albero, una y otra vez. Luego la salida en hombros por la puerta grande, alzado en volandas por lo más granado de la afición de México capital, con un incontenido llanto de niño del torero, fue un verdadero suceso”. Francisco Mora en su libro “El Juli, el torero del siglo XXI”.
La completa faena cuajada a “Feligrés”, el extraordinario novillo de La Venta del Refugio fue el momento que catapultó a El Juli en su brillante trayectoria. Ese nombre le acompañará el resto de su vida. Ya como figura del toreo y a la par como Promotor del Toreo: Así bautizó El Juli a la primera finca de su propiedad, en la que hoy funciona la Escuela Taurina de Arganda del Rey-Fundación El Juli y en donde conserva disecada la cabeza de Feliogrés, obsequiada en 2013 por el ganadero, ya que, según dijo el madrileño, durante aquel acto de entrega, ese fue «el punto de inflexión» en su carrera…
En la Monumental Plaza México El Juli ha salido en 18 ocasiones a hombros por la Puerta Grande. México fue la tierra de su exilio cuando en España no podía torear por su edad. México adoptó a El Juli como suyo, y El Juli ha prodigado su técnica valor y clase en los ruedos mexicanos. En la Monumental de México toreó 7 novilladas antes del 3 de agosto de 1997 en que indultó al novillo ‘Feligrés’. En 2005 repitió hazaña con el toro ‘Troyano’ y sus números seguirían con los rabos cortados a ‘Rey de Oro’ de la ganadería de Reyes Huerta en 2002 y «Guapetón» del hierro de Xajay en 2011. En total, Juli ha salido en volandas de la plaza más grande del mundo 18 veces: 4 de ellas como novillero, para sumar un total de 29 orejas y dos rabos cortados… Una placa en la Plaza México recuerda las faenas a novillos como Cambori, Flor Canela, Tostoncito y el citado Feligrés, es algo de lo mucho que Julián ha logrado en la Monumental de Insurgentes.
Bibliografía texto y fotos: El Mundo-/Aplausos/Jorge Raúl Nacif-AlToroMéxico/Cultoro