En los últimos años se ha notado un auge en la disciplina del acoso y derribo

Todo esto se realiza en campo abierto. el acoso y derribo de ganado nace para apartar al ganado

REDACCION. Marian Lacalle. 22 Junio 2021.- Es una modalidad que deriva de las faenas de campo.
Mayormente realizadas por ganaderos, es una parte importante en la cría de ganado bravo, que sirve para valorar la bravura y las posibles cualidades de las reses, sobre todo de las bravas, como la querencia o la manera de empujar.


Todo esto se realiza en campo abierto. El acoso y derribo de ganado nace para apartar al ganado, y conseguir tener un buen conocimiento tanto del caballo como de las reses, ya sean mansas o bravas. Hoy en día se ha convertido en un deporte, y no todo jinete que monte sabe derribar.
Ya es en un deporte federado, en el que es necesario tener una licencia deportiva nacional para poder participar en las distintas competiciones.

Una cualidad fundamental en los caballos es que deben ser fuertes para poder empujar al ganado, y no el garrochista, que solo sostiene la garrocha; también ligeros porque de ello depende la velocidad y el éxito de la echada, y sobre todo estar bien domados. No todos los caballos sirven para derribar.

Para el acoso son necesarios siempre dos jinetes, a los que se les denomina collera, uno es el garrochista que se coloca a la derecha y el amparador que se situaría a la izquierda; su misión consiste en acosar por el lado izquierdo y favorecer su derribo.
Normalmente la corren de forma que no sea una carrera violenta y desequilibrada, se agarra con la garrocha en lo mas alto y trasero de la res, que es donde mejor se desequilibra y la hacen caer; ahí es donde es fundamental la velocidad del caballo y la manejabilidad del jinete.
El entrenamiento de la disciplina de acoso y derribo, al igual que cualquier otra disciplina hípica, requiere de la preparación de los caballos.
 Para ello, es necesario la práctica de acoso y derribo fuera de la competición, en recintos destinados a tal fin que cumplan con los requisitos exigidos en la disciplina.
 Dicho entrenamiento, conlleva la práctica con animales vacunos de distintas edades y pesos.
Los vacunos pueden ser de distintas razas: puras, cruces o lidia.
El estado de salud del vacuno tiene que ser óptimo para esta práctica. Siempre se velará por la salud del vacuno, sin exceder en las echadas.
  • Todo esto está explicado a grandes rasgos, es totalmente un deporte de equipo donde verdaderamente dependes de tu compañero garrochista «el amparador», caballos y el ganado
  • Algunas características que vamos a describir ahora se
    describen en el reglamento de acoso y derribo de competiciones
    territoriales andaluzas.
  • -«El concurso es una competición hípica en la que la unidad de
  • actuación se denomina "Collera, la cual está formada por un
    equipo de dos participantes a caballo, llamados Garrochista y amparador , cuya finalidad es acosar y derribar una res de
    ganado vacuno dentro de una zona acotada (cuadrilátero), en un
    tiempo determinado.
  • Para ello, garrochista y amparador se valen de una garrocha o palo, que puede ser tanto de madera como de fibra carbono o materiales similares, de forma tubular, que consta de las siguientes partes: Regatón, puya y cuerpo de la garrocha.
    Las dimensiones de la garrocha serán entre 270 cms y 370 cms, y
    la puya nunca deberá exceder los 20 mm. Las puyas no excederán
    del grosor de la piel de la res y en ningún caso podrá ser superior
    a 10 mm. Si supera esta dimensión, la collera será penalizada con

    3 puntos negativos en su primera res y en caso de no corregirla, será eliminada.
  • En presencia del Jurado de Campo y de los participantes que
    deseen asistir, se determinará al azar la Collera que abre la
    Competición, el orden de salida, una vez confeccionada la
    relación de Garrochistas por sorteo y los grupos si fuese necesario.
  •  En la segunda vuelta, la salida será la mitad más uno,
    empezando la cuenta por la collera que salió en primer lugar.
  • En caso de número impar en el número de colleras, se redondeará al
    alza. De igual forma se procederá en el caso de la segunda
    jornada. En caso de desempate o de existir la “quinta vaca”, se
    procederá al sorteo del orden de salida.
  • En cuestión de vestimenta, toda persona que por su participación o
  • misión en el CGT deba tener acceso al Corredero, vestirá con
    traje corto y sombrero de ala ancha o gorra campera, sin cuyos
    requisitos no se le permitirá la entrada. Queda totalmente
    prohibida el acceso al recinto del Corredero a todas aquellas
    personas tanto a pie como a caballo que no sean participantes o
    colaboradores de la organización.
  • Los participantes tienen que ir correctamente vestidos de corto
    con el traje tradicional de esta disciplina, huyendo de estridencias,
    tanto de colores como de formas y usando para ellos colores
    sobrios .Pueden llevar pantalón de vuelta o calzona, chaquetilla o
    guayabera con o sin chaleco, camisas blancas, crudas o colores
    tenues y pañuelo o faja. Siempre con zahones y botos camperos.
    En caso de que las condiciones climatológicas lo requieran (viento o lluvia) se podrá cambiar el sombrero por una gorracampera. No podrán llevarse pendientes, ni gafas de sol salvo prescripción médica. En caso de usar guante será de piel fina y de
    colores naturales. Cuando las condiciones climatológicas lo
    aconsejen se podrá llevar marsellés o pelliza campera.
    Las espuelas serán las clásicas vaqueras con correas de color
    blanco o avellana.
    La cabezada será la clásica vaquera, con o sin ahogadero.
    La montura será la tradicional vaquera con zalea y manta
    estribera, lisa o moteada con perilla, concha y baticola. Los
    elementos de seguridad tanto externos como internos serán
    opcionales del jinete y lo más discretos posible.
    Los bocados serán vaqueros, pavonados, con cadenilla barbada y
    varias dimensiones exteriores e interiores.
  • Quedan prohibidas todas las ayudas y guarniciones que no sean
    las tradicionalmente vaqueras, admitiéndose la gamarra de cuero,
    el pecho petral y cuatro riendas a pilarillos o farolillos, siempre
    con mando directo.
    Es obligatorio presentar los caballos correctamente, al estilo
    campero. El aspecto del caballo tiene que ser bueno, de higiene y
    estado físico. Las colas largas podrán recogerse o quedar sueltas
    para defenderse de las moscas. 8.9.- Se permitirán los protectores
    de pies y manos pero sin utilizar colores estridentes. La infracción
    de cualquiera de los puntos del art. 8, podrá ser penalizado con un
    punto negativo.»
  • Estas y otras características y normativas se pueden consultar en el reglamento de acoso y derribo de la Federación, en este caso, la Andaluza.
  • Como cosa a destacar , el fin de semana del 12 y 13 de Junio, se celebró el XLV de concurso nacional de acoso y derribo y XXXI Trofeo de Badajoz, en la Finca Las Merinillas, reuniendo en la final, un total de 35 colleras, quedando como ganadores Don Antonio García Sánchez y Óscar Cavada Parra.
  • A pesar de todos los concursos que hay a nivel nacional y
    territorial, es común hacer pequeños concursos entre amigos
    como el que se celebró en el corredero El Palmar del Albarden.