Raúl «Cerro Barrero», número uno

la seriedad de un gran profesional, han llevado a Raúl Cerro Barrero al número uno indiscutible en su sector

https://alhauringolfhotel.com/

REDACCION. Marian Lacalle. 21 Julio 2021.- En muchas ocasiones decimos, me abrió las puertas de su casa, en éste caso fue literal.

Raúl me recibió en las puertas de su casa; es una persona agradable, sencilla, dicharachero a la vez que un magnífico anfitrión. En esa casa «de arte» te puedes sorprender en cualquier momento, como me ocurrió a mi al encontrarme con Manuel Lombo. En cualquier otro momento te podrías encontrar con figuras del toreo, del cante, ganaderos. jinetes de élite; también con estrellas del futbol, en fín… una lista interminables de personajes conocidos por todos.

Profesor de magisterio de  profesión, el gusanillo de manejar la piel le viene de familia, su abuelo, zapatero antiguo de Puebla de la Reina (Badajoz), aunque él nació en Madrid y más tarde sus padres se trasladaron a vivir a Jerez cuando Raúl contada con seis años.
Su gran pasión «la cacería» le hizo iniciarse, cuando empezó a hacerse sus propios accesorios para la caza.
Persona autodidacta, posteriormente se fue formando en los mejores talleres de Europa, Florencia, Londres, París,… Una de las primeras personas que le enseñó y ayudó  a hacer su primer calzado, fue Manolo Marín, zapatero de Jerez, que le enseñó a patronar y diseñar. Más tarde coincidiría con Pepe Sánchez, al que él considera su maestro, quien le enseñó lo más duro de su oficio. Pepe Sánchez era natural de Alcalá de los Gazules y ayudante de uno de los mejores guarnicioneros de la época como era Felipe ´el mojo´.
Para su debut eligió el mundo del toro, donde él considera que se valora notablemente la artesanía y la tradición. Sus primeros encargo vinieron del Maestro Miguel Ángel Perera, con quién tenía amigos comunes, y se desplazó a la finca familiar, de donde salió con varios encargos; a partir de ahí se le empezaron a abrir las puertas, y 10 años después se puede decir, que la lista de clientes es interminable dentro del mundo del toro, Enrique Ponce, Talavante, El Juli, Padilla, Rafael Arcos, José Tomás, El Cid, Canales Rivera…
Persona inquieta donde la haya, podemos decir que domina los cinco oficios que un zapatero puede realizar, como son patronista, aparador, diseñador, montador y lujador. Su éxito radica en la formalidad, trabajo fino, detallista, exclusivo y totalmente personalizado.
Hoy en  día podemos decir que su marca » Cerro Barrero», es un referente a nivel nacional.
Como antes os dije, es una persona inquieta que lo hace estar en continua formación, y eso lo ha llevado a emprender un proyecto nuevo, el mundo de la sombrerería. Sombreros elaborados igualmente de manera artesanal y a medida, y como no podía ser de otra forma, de igual éxito que sus zapatos o botas.
Podemos decir que la ilusión, la constancia, el buen gusto, el buen hacer, y sobre todo la seriedad de un gran profesional, han llevado a Raúl Cerro Barrero al número uno indiscutible en su sector.