En Agosto, pero de 1876, nace Mata Hari

En la en la primavera de 1916, el EM Alemán la captó como espía por grandes sumas de dinero

Stephanie Ducasse.- Nacida en Agosto de 1876, e hija de un modesto sombrerero llamado Adam Zelle, a quien sus vecinos apodaban «el Barón», Margaretha tuvo una infancia tan feliz como irreal.
En su primer día de clase en el colegio más caro de la ciudad, llegó en una carroza tirada por cabritas blancas, y luego estudió en el Instituto Leyden de Amsterdam.


Heredó una exótica belleza de su madre y muy pronto tomó conciencia del poder que eso le daba. El director del centro, se enamoró de ella, que tenía 16 años, por lo que fue expulsada.
Vivió un tiempo con su tío y a los 19 años se casó con el Capitán Rudolf Mac Leod, y lo acompañó cuando fue destinado a las Colonias de Java y Sumatra, donde aprendió las danzas nativas balinesas.
Luego de cinco años de matrimonio, dejó a su marido alcohólico y regresó a Europa, al París de la Belle Époque, y comenzó una nueva vida.
Ya era Mata Hari.
Su exótica belleza y su dominio
de los sensuales bailes malayos, la llevó en poco tiempo, de sórdidos ambientes a lujosos cabarets y teatros de París y luego Europa, y se convirtió en un mito sexual.

En plena primera guerra mundial, eso le dió acceso a información militar privilegiada.
Eran juegos peligrosos que serían su perdición.
En la en la primavera de 1916, el EM Alemán la captó como espía por grandes sumas de dinero.
Pero poco después, también se hizo agente por Francia.
Descubierta por el espionaje Británico, fue denunciada y detenida por las autoridades Francesas a mediados de Febrero de 1917.
Procesada por espionaje y alta traición, luego de un juicio sumarísimo y casi sin pruebas, fue condenada a muerte.
La madrugada del 15 de octubre, en el castillo de Vincennes, se cumplió la sentencia.
No permitió que le vendaran los ojos, ni que la ataran y lanzó un beso de despedida a sus ejecutores.
Terminaba su Vida.
Comenzaba su fascinante Leyenda…

Inicio