Seve Ballesteros y Alhaurín Golf

Gracias Seve  por dejarnos esta maravilla para que la disfrutemos todos los que amamos golf

 

REDACCION. Luis Macho Lasso de La Vega. 5 Mayo 2021.- Año 1991, Severiano Ballesteros pasea por la sierra de Mijas murmurando «este tío no tiene ni idea…», se refería al promotor del campo que le acababan de encargar (Teodulfo Lagunero), aun así, con los problemas típicos de quien te encarga algo de lo que no entiende y pretende que le hagas caso, Seve dejó su tremenda huella en este campo de golf. Dos mil millones de pesetas (12 millones de €) se gastaron en dinamitar y mover esos montes antes de empezar a sembrar el campo, que hoy 30 años después se ha convertido en una de las joyas de la costa del sol.

Situado en el corazón de la sierra de Alhaurín y Mijas en el centro neurálgico de la costa, a 20 ó 30 minutos de cualquier localidad. Campo tremendamente exigente desde barras blancas, con uno de los golpes más bonitos que jugué, el driver del hoyo 6, par 5 donde se pega desde una «terraza que mira a Africa» un fade para colocar la bola en una calle que te recibirá con un dog leg izquierda derecha protegida por dos bunkers profundos y en desnivel, de los golpes más bonitos que se dan en los campos de Málaga.

De barras amarillas es mucho más «suave», un campo muy divertido donde juegas todos los palos de la bolsa y necesitas usar muy bien la cabeza pues hay hoyos 2, 8 , 13…, donde jugar agresivo es un reto que puede arruinar tu tarjeta. De azules y rojas es un campo perfecto para niños, sus desniveles les ayudan a aprender golpes en todas las posiciones y como no podía ser de otra manera en un campo de Seve hay blasters espectaculares, largo en el 9, desde cualquier posición de bandera en los greenes del 1, 2, 13 ,14, 17 , una maravilla y un reto para los «manitas». Los greenes son buenísimos, con caídas y velocidades fantásticas.

La zona de prácticas es fabulosa, campo de prácticas dónde las bolas se pegan en césped, con zona de aprouch y bunkers y un espléndido putting green.

Los nueve hoyos cortos son los mejores que jugué, muy técnicos, muy bonitos y extraordinariamente divertidos, rodean el campo de prácticas terminando en la magnífica casa club donde todo el personal te trata de forma espectacular y donde tomar una cerveza mirando la sierra es …reconfortante. Gracias Seve  por dejarnos esta maravilla para que la disfrutemos todos los que amamos golf.